Angeles Alarcó Canosa. “Gela”


angeles alarco canosa

La señora de la foto se llama Ángeles Alarcó Canosa. Es la ex-mujer de Rodrigo Rato y ex-presidenta de Paradores Nacionales. Si estás pensando en alquilarle la casa que tiene en la Calle de Jarama 10 en El Viso, hacer cualquier trato con ella o si va a pedirte trabajo quizás te convenga leer esto.

El año pasado alquilé una casa que resultó ser de una de las sociedades que según El Mundo pertenece a Rodrigo Rato, (ex-vicepresidente del gobierno, ministro de economía, director Gerente del Fondo Monetario Internacional y ex-presidente de Bankia) y de la cual es usufructuaria su ex-mujer Ángeles Alarcó Canosa.

Yo diría que ambos ahora caídos en desgracia y con 5000 ojos encima vigilando cualquiera de sus movimientos bancarios no tienen más remedio que vivir ellos y sus tres hijos de alquilar una casa en muy mal estado que tienen en El Viso, y usar esta como gancho para ¿engañar? a todo el que se meta en ella a vivir.

RESUMEN DE LO QUE PASÓ


Si no quieres leer esto hasta el final, este es un resumen rápido del texto para que al menos sepas lo que ha pasado.

Esta es la historia de como Ángeles Alarcó Canosa (ex presidenta de Paradores Nacionales) utilizó una casa ruinosa que tenía en El Viso a nombre de una sociedad que fundó con Rodrigo Rato (su ex-marido) para engañarme con el estado de la casa con la intención de como mínimo timarme el dinero de las garantías de alquiler (27 mil euros).

A día de hoy, después de haber finalizado el contrato a pesar de las condiciones deplorables en las que estaba el chalet, de haberme ido dejando la casa impecable y mejor de lo que la encontré, no he recuperado el dinero de la fianza que sin motivo, y sin excusas no me ha devuelto, sin una conversación de por medio, simplemente no contesta el teléfono ni whatsapp ni los emails que le envío y está escondida.

CONTEXTO


A finales de 2019 fui de viaje a España con mi familia con la idea de pasar una temporada en Madrid. Tenía un piso alquilado, grande, realmente muy bonito al lado de la calle Génova en el que pensaba quedarme un tiempo. No pudimos irnos porque a los pocos meses de llegar se desveló lo del COVID, se declaró el Estado de Alarma y nos pusieron en cuarentena.

Unos meses más tarde después de haber pasado la cuarentena en un piso, con las fronteras cerradas y sin posibilidad de volver a Japón decidí que tal vez sería mejor vivir en una casa con un patio y una piscina donde al menos se pudiera respirar aire fresco y ver la luz del Sol. Me mudé a El Viso porque no quería irme a las afueras y es el único barrio en el centro de Madrid en el que hay casas.

Elegí entre lo que había para alquilar, la única casa en El Viso que tenía una piscina, que según el anuncio estaba completamente amueblada con cocina equipada, que tenía 600 metros construidos distribuidos en 4 plantas y que, me enteraría unos días más tarde, la estaba alquilando la ex-mujer de Rodrigo Rato, Ángeles Alarcó Canosa o Gela Alarcó como la conocía todo el mundo. La casa era propiedad de una sociedad que según el Periódico El Mundo pertenece a Rodrigo Rato pero la usufructuaria era Gela Alarcó. Este es el enlace a la noticia en el periódico 

LINK: https://www.elmundo.es/espana/2015/04/19/5532cb2d22601da7078b4576.html

Elegí ese chalet porque era el único que había con una piscina y como parecía estar bien, era amueblado, grande, tenía la piscina y no sabía quién era el dueño, pensé que allí podríamos estar muy bien. Esta es la descripción de la casa y algunas de las fotos que aparecían en el anuncio:


↑ Anuncio de Idealista publicado por Inmobiliary sobre la casa de la Calle Jarama 10. Si pulsas sobre la foto podrás ver el anuncio que han puesto este año semanas después de que me fuese.


↑ Algunas fotos de la casa como aparecían en el anuncio al que respondí.


↑ El primer mensaje que le escribí a Jorge Pardo de Inmobiliary sobre el chalet de Ángeles Alarcó para programar una visita en Octubre de 2020.

El anuncio de Idealista lo había puesto una inmobiliaria muy pequeña, tanto, que me atendió el dueño en persona. Jorge Pardo, el dueño, le había puesto de nombre a su empresa “Inmobiliary” que da risa porque es como la empresa de El Padrino, lo que pasa es que el de El Padrino era en italiano: “Inmobiliare” y él le puso el nombre a su inmobiliaria como si estuviera en inglés, pero es que en inglés esa palabra “Inmobiliary” no existe y no significa nada.

La visita a la casa fue normal, el de la inmobiliaria lo único que hizo fue darle al botón del portero, por lo demás la que me enseñó la casa y habló conmigo en todo momento fue la propietaria Angeles Alarcó o “Gela” como se la conoce. Me enseñó la casa, le expliqué que estaba buscando un chalet con una piscina para el verano y un jardín porque las fronteras de Japón y de Estados Unidos estaban cerradas y mis hijos no iban a poder viajar así que pasarían el verano en la casa. Cuando le pregunté si la casa tenía algún problema y cuál o cuáles eran me dijo que solamente eran dos: una mancha en el suelo de parquet de uno de los dormitorios de la primera planta que calculo a ojo que tendría unos 5 cm de diámetro, una quemadura como de un cigarro. El otro problema que tenía la casa era otra mancha en el suelo, de óxido, detrás de la puerta principal que descubrió al mover una escultura que tenía puesta allí.

Como todo parecía casi perfecto y la casa me gustaba cerramos el trato. Es necesario en este punto para que se entienda lo que voy a contar hablar acerca del precio del alquiler. La casa estaba para alquilar por 9 mil euros mensuales, que en el momento pensé que se ajustaba a los precios de las casas de ese tamaño con piscina en la zona de El Viso. Como es costumbre en España para poder alquilar una casa hay que dejarle un dinero como garantía al dueño, en el caso de esta casa la dueña pedía 3 meses más el mes de entrada y tenía que darle también un mes más a la inmobiliaria más IVA, cinco meses en total, con lo cual para poder mudarme entregué 46000 euros. De ese dinero la dueña se quedó con un mes de fianza y dos meses de depósito que tenía que devolverme al finalizar el contrato si todo estaba bien, es decir, tenía 27000 euros míos guardados en garantías. Y no voy a dejaros con la incognita, os adelanto que no he podido recuperarlos.


LAS MALAS SEÑALES


Cuando una persona pretende estafarte hace o dice cosas para preparar el terreno para la estafa que en el momento es difícil detectar como malas señales porque no sabes qué intenciones tiene la persona. Es solo después de que te han intentado timar que puedes ver hacia atrás y descubrir el punto en el que empezó el engaño.

En el caso de la casa de la Calle Jarama 10 en El Viso hubo malas señales que indicaban que el trato no era una buena idea desde el principio. Estos son los más significativos:

(1) La primera mala señal: las condiciones cambiantes en el alquiler de la casa. En el anuncio ponía que la casa se alquilaba amueblada y durante la primera visita Jorge Pardo, el agente inmobiliario, me confirmó que sí, que la casa se alquilaba con todos sus muebles. Después de tener el trato prácticamente cerrado la dueña me dijo que no, que era sin amueblar. Cuando le dije que una casa sin muebles no iba a alquilarla porque todas mis cosas están en Miami y básicamente me quedé atrapado por la pandemia me dijo que no era un problema que en realidad podía dejarme casi todos los muebles que era simplemente cuestión de que los eligiera. Cuando fui a elegirlos con una excusa o con otra no me quiso dejar prácticamente nada. Dejó las cosas que no se podía llevar: muebles empotrados, bibliotecas hechas a medida, y algunos muebles que no podía sacar de las habitaciones porque no cabían por las puertas o por las escaleras. No dejó ninguno de los dormitorios amueblados, ni dos de los salones. De las cosas que podía llevarse solo me dejó unas alfombras, dos sofás y dos butacas, una mesa de centro, algunos muebles del jardín y poco más. Todo lo demás lo tuve que comprar: colchones, camas, mesas de noche, mesas de comedor, sillas, etc. Tampoco me bajó el precio del alquiler a pesar de que en el anuncio ponía que la casa era amueblada.

(2) La segunda mala señal fueron los datos falsos que aparecían en el anuncio, como el tamaño de la casa, por ejemplo. En uno de los anuncios ponía que la casa tenía 600m2 construidos. No pensé que había nada raro cuando la alquilé hasta que uno de los constructores que vino a pasearse por la casa para darle presupuestos a Gela y que nunca vino a arreglar nada me preguntó qué tamaño tenía la casa y me dijo que la casa no tenía 600m2, que tal vez llegaría a los 400m2. Y era verdad, busqué el catastro de la casa y pone que tiene 386 metros construidos.

Por lo general se valora el precio de una casa dependiendo de la zona en la que está, sus características especiales, y el tamaño que tiene. El rango del precio promedio del metro cuadrado por zona es una herramienta que se utiliza para comprar,vender y alquilar viviendas porque sirve para valorar si un inmueble tiene un precio adecuado. Así que si tienes una vivienda de 200 metros y quieres cobrar lo que cuesta una vivienda de 400 eres libre de ponerle el precio que quieras, pero si dices la verdad acerca del tamaño el arrendador sabrá, si lo compara con el precio por metro cuadrado de la zona o con otros chalets del mismo barrio que es un mal negocio. Así que si quieres poner un precio un 30% más caro del que correspondería, no quieres que se sepa que está sobrevalorada y no quieres invertir nada en la vivienda, la única opción que tienes es mentir poniéndole un tamaño falso.

Con el tamaño real de la casa de Jarama 10 (368 metros) y el precio por metro cuadrado que en este momento suelen tener las casas en El Viso (entre 15 y 20 euros por metro) se suponía que teníamos que estar pagando unos 6 mil euros de alquiler, no 9 mil. Había una discrepancia de más de 200m2 entre el anuncio y la realidad que se corresponde con una diferencia de 3 mil euros en el precio del alquiler. De esto no supe nada hasta que no vino el constructor meses después de instalarme en la casa porque una persona normal, o al menos yo, no sabe calcular a ojo cuántos metros tiene una casa que está dividida en 4 plantas.

No habían pasado ni tres semanas desde que me fui de Jarama 10 cuando me llegó un email de Idealista con casas que podrían gustarme según mis parámetros de búsqueda en la cual aparecía de nuevo la casa de Jarama 10 lista para alquilar. La volvieron a poner para alquilar sin arreglar los problemas que tiene la casa porque hacerlo les llevaría meses y una vez más las inmobiliarias de Ángeles Alarcó han mentido en los anuncios acerca del tamaño de la casa para poder seguir inflando el precio del alquiler de la vivienda un 30% por encima del precio del mercado sin que el posible arrendatario lo sepa.

En esta ocasión está usando cuatro inmobiliarias diferentes: repite con Inmobiliary, la de Jorge Pardo, y otras tres inmobiliarias más. Dos ponen en el anuncio que la casa tiene 600 metros, otra que tiene 500 metros y la última que tiene 450 metros. Ninguno de los anuncios pone la verdad que es que la casa tiene 386 metros construidos


↑ Capturas de los cuatro anuncios de Idealista publicados por diferentes inmobiliarias sobre el mismo chalet de la Calle Jarama 10 que están actualmente activos porque en esta ocasión ha repetido con Inmobiliary, y ha usado 3 inmobiliarias más. Cada anuncio pone un tamaño diferente. Si pulsas sobre las capturas podrás ver los anuncios completos.

Esta es una captura del catastro de la casa que demuestra que los metros construidos no son ni 600 ni 500 ni 450, sino como dije, son solamente 368. Más abajo he puesto el estimado que hace Idealista del precio mensual del alquiler de una casa como esta con los metros reales y la información del catastro y no con los datos falsos ofrecidos por la dueña.


↑ Capturas del catastro del chalet de la Calle Jarama 10. Pone que tiene 4 plantas de 88m2 cada una y un deportivo de 16m2 que hacen un total de 386m2 construídos. Si pulsas sobre la imagen puedes descargar el catastro de la casa de la Calle Jarama 10.


↑ Capturas del precio estimado del chalet que hace Idealista según el catastro y las características del inmueble donde figura que, debido a que el metro cuadrado de alquiler en El Viso vale entre 15 y 20 euros, y de que tiene un jardin y una piscina esta casa debería costar 6.264€ al mes.

(3) La tercera mala señal fue que la dueña jamás me preguntó a qué me dedicaba, ni cuál era mi trabajo ni me pidió avales, estados de cuenta o ningún documento que demostrase que podía pagar el alquiler. Eso es una actitud muy irregular en España donde por lo general los dueños te piden mil cosas a la hora de alquilar algo. Por pedirme no me pidió ni el DNI antes de hacer el contrato. Me pareció raro pero como no sabía quién era la dueña preferí creer que era simplemente el trato aristocrático que puede darle un cabeza de condón a otro y hasta me relajé pensando en lo sencillo y poco complicado que sería el proceso para alquilar la casa. Después de todo siempre me ha parecido que la mejor prueba que demuestra que una persona puede pagar el alquiler mensual de una casa como esta es que tenga los 4 meses que hay que dejarle al dueño para poder entrar a vivir en la casa. Una persona sin dinero no puede dar 45 mil euros de entrada para alquilar algo.

4) Pero la peor de las señales fue el primer contrato de alquiler que me mandaron, y que fue como supe el nombre de la propietaria. Cuando se alquila una vivienda hay unos modelos de contrato de alquiler estándar que todo el mundo usa, y ponen más o menos lo mismo con ciertas variaciones mínimas: un año de obligatoriedad y un mes de preaviso cuando quieras irte de la vivienda, si haces ambas cosas y entregas la casa en las mismas condiciones en las que la recibiste el dueño está en la obligación de devolverte todas tus garantías. Si se hace algún cambio significativo a estas cláusulas del contrato estándar el agente inmobiliario es quien media entre ambas partes para llegar a un acuerdo sobre las condiciones especiales y se discute todo primero para que las dos partes estén de acuerdo.

Ahora bien, el primer contrato que me presentó Jorge Pardo en nombre de Angeles Alarcó había sido “customizado” imagino que por un abogado y no se parecía en nada a un contrato estándar. Pretendían colarme dos años de obligatoriedad y un total de cinco años de contrato. Ponía además que si en cualquier punto de esos cinco años quería irme tenía que darle a la dueña un preaviso de seis meses y si no se lo daba perdía el derecho a recuperar las garantías a razón de un mes por cada año de contrato que quedase por cumplir con lo cual perdería el derecho a todas las garantías si me iba antes de finalizar los dos primeros años del contrato.


↑ El contrato engañoso que me mandaron con las cláusulas extraordinarias resaltadas en amarillo

Todas estas eran condiciones extraordinarias, perjudiciales para mí, de las que nunca me hablaron, que jamás se discutieron. Cuando me mandaron ese contrato y abrí el fichero esperaba encontrarme con un contrato normal.  Afortunadamente lo leí como leo todo antes de firmarlo y se los devolví. Si hubiese firmado el contrato sin leerlo me hubiese encontrado en una situación mucho peor.

Digo que “me colaron” estas cláusulas en el contrato porque puede ser que algún arrendatario estuviese dispuesto a aceptar una cláusula de obligatoriedad de dos años, pero seguramente querría que a cambio el dueño le diese algo: que le bajase el precio del alquiler, o que le quitase un mes de las garantías para que el trato fuese justo. Si el propietario tiene buenas intenciones habla con el arrendatario antes de poner algo como esto por escrito, lo que no hace es meter cláusulas así en un contrato que se va a firmar sin discutirlas primero. Si lo hace y nadie, ni el propietario ni el agente inmobiliario menciona nada sobre las cláusulas extraordinarias es porque posiblemente esperan que lo firme sin leerlo, pretenden que firme algo sin dar primero su consentimiento.

En el caso de este contrato, si piensas que la casa está prácticamente en perfecto estado como dijo la dueña durante la visita, y te manda un contrato con este tipo de cláusulas lo que crees es que la dueña tiene un gran interés en que te quedes en la casa como mínimo dos años, y quiere asegurarse de que no te vas a ir antes. Pero una vez que sabes las condiciones reales, de ruina, en las que está la casa queda claro que la intención era otra. Los dueños probablemente pensaban que ningún inquilino les iba a durar porque nadie quiere vivir así, mucho menos pagando un alquiler de 9 mil euros al mes. Las cláusulas estaban diseñadas para hacerle al inquilino perder sus garantías.

Si firmas un contrato de alquiler con dos años de obligatoriedad y seis meses de preaviso y te das cuenta al segundo mes de que está todo roto y al cuarto de que nadie lo va arreglar y te vas, no te tienen que devolver las garantías porque has roto el período de obligatoriedad. Incluso pierdes las garantías si consigues aguantar vivir en esas condiciones el año entero, porque la obligatoriedad es de 2 años, no de 1 como un contrato normal, y encima tienes que darles 6 meses de preaviso para irte. Con lo cual se quedan con tus garantías de manera legal. Eso es lo que querían desde un principio: que yo firmase el contrato que les permitiría quedarse con las garantías desde el día 1.

Además había toda una serie de trucos, uno que recuerdo es que si al finalizar el contrato permanecía en la casa más tiempo del debido tenía que pagarle a la dueña 600 euros por cada día de más que me quedara en la casa. Desconozco cuál era la intención detrás de esa cláusula pero es tan irregular que tiene que haber una. Imagino que puede tener que ver con la idea de que si le tocaba un inquilino vengativo que se daba cuenta de la estafa a la que había sido sometido igual se quedaba sin pagar y pretendían amedrentarlo preventivamente.

Al principio cuando conocí a la propietaria y se presentó como “Gela” asumí que era simplemente una pija de El Viso. Cuando vi el contrato que me mandó quise ver quién era la persona que pretendía engañarme. Eso es lo que me llevó a investigar el nombre del propietario, porque figuraba en ese contrato. La casa de Jarama 10 está a nombre de una sociedad cuyo nombre no se menciona en el contrato pero de la cual la usufructuaria es Ángeles Alarcó Canosa, la ex-mujer de Rodrigo RatoMe enteré después de que el mantenimiento de las cosas de la casa (del ascensor, de la caldera, etc) estaban a nombre de Rodanman Gestión 3, y supuse que esa sería la sociedad que tenía la casa de la Calle Jarama 10 en propiedad de la cual era usufructuaria Ángeles Alarcó. El domicilio social de Rodanmán Gestión 3 está en la calle Don Ramón de la Cruz 33, que es donde vive Rodrigo Rato a día de hoy.

Lo que debí haber hecho al recibir ese contrato es mandarlos a los dos, a ella y al de la inmobiliaria, a la mierda. A Gela Alarcó por pretender engañarme y colarme cláusulas que nunca se hablaron y que me perjudicaban y a Jorge Pardo por participar en el –presunto– engaño, mandarme el contrato sin decirme nada. Lo pensé, y de hecho escribí un email en el que les decía que no iba a firmar nada y que no me fiaba ni un pelo de ellos, primero por la reputación de su familia a nivel nacional y segundo por pretender colarme en el contrato cláusulas de las que JAMAS habíamos hablado:


↑ Borrador del email en el que le decía a Jorge Pardo que a pesar de haber ido a ver la casa dos veces y de hablar con la dueña sobre las condiciones del alquiler por teléfono y en persona, no iba a alquilar la casa. Al final decidí no enviarlo.

Lo iba a mandar pero como era la única casa con piscina en El Viso decidí que tal vez fuese mejor decirles que un contrato de ese tipo no lo iba a firmar y que si querían podíamos firmar un contrato normal. Se lo dije a Ángeles por teléfono y en cuanto se lo dije empezó a tartamudear, a disculparse a mil por hora diciéndome que “no tenía ni idea” porque el contrato “lo había escrito su abogado” y ella “ni lo había leído” me dijo que si quería que escribiese yo mismo el contrato o que cambiase todo lo que quisiese.

Eso hice: edité el contrato y quité todas las cláusulas que habían puesto de mala fe. Como no sabía el estado en el que estaba la casa, creía que estaba bien, Pensé que el engaño era simplemente que la dueña quería a toda costa asegurarse de que me iba a quedar en la casa como mínimo dos años, y mi intención si me encontraba a gusto también era quedarme, pero después entendí que no se trataba de eso sino de que quería engañarme con las garantías. 


GATO POR LIEBRE

Cuando te dan “gato por liebre” en una tienda, vamos a suponer que te han vendido un producto defectuoso, la Ley Europea te protege porque establece que el vendedor está en la obligación de cambiarte el producto, repararlo o devolverte el dinero, y además el comprador puede demandar al vendedor hasta por 63 millones de euros por daños y perjuicios si el producto defectuoso le ocasionase algún daño. Pero ¿qué ocurre si el producto defectuoso en lugar de ser un objeto comprado en una tienda es una casa que estás alquilando?

Los inmuebles también pueden venir “defectuosos”, al comprarlos o alquilarlos. En la Ley de Arrendamiento a eso se le conoce como “vicios ocultos” que son fallos o problemas estructurales de la vivienda que ya estaban allí antes de la compra-venta o del alquiler y que no pudieron ser detectados por el comprador porque no son fáciles de ver a simple vista. Por ejemplo: problemas con las tuberías, el sistema eléctrico, problemas de humedades, o problemas de grietas en los cimientos. Por mucho que revises la casa antes de alquilarla no podrás saber en qué estado están las tuberías, por ejemplo. 

La Ley establece que si una persona encuentra vicios ocultos en la casa que ha alquilado, tiene un plazo de seis meses para comunicarlo y puede o bien desistir del contrato sin penalización alguna, o recibir del dueño un descuento del precio del alquiler proporcional a los daños que tiene la vivienda. El procedimiento pasa por contratar a un perito que evalúe los daños y determine si son lo suficientemente graves o no, y después someter los resultados a un proceso judicial que muchas veces tarda meses y cuesta mucho dinero. El perito puede, además, considerar que los vicios ocultos no son graves y así no tendrías derecho a reclamarlos. Te verías obligado a vivir en condiciones que, aunque no son graves, no se corresponden con lo pactado y pagando el precio completo del alquiler.

De todas maneras, aunque ganes el juicio eso no significa que podrás irte sin penalización como estipula la ley, porque en la práctica las cosas no siempre se dan como deberían darse. Muchos de los dueños que alquilan las casas en estas circunstancias, como Gela Alarcó, se gastan las garantías nada más recibirlas y por lo tanto no pueden devolverlas cuando te vas. Para recuperar las garantías tendrías que someterte a un segundo juicio con todos los gastos y esperar tal vez años para recuperar el dinero invertido, si es que lo recuperas.

La casa de la Calle Jarama 10 de El Viso tiene vicios ocultos de humedades, problemas de tuberías y de sistema eléctrico. Tiene problemas de todo tipo incluso otros que a pesar de no poder ser catalogados de “vicios ocultos”  porque la gravedad no es suficiente, sí hacen que disfrutar de la casa sea realmente difícil. 

Cuando te mudas a una casa lo que quieres es estar tranquilo, en un lugar seguro, cómodo. Mi idea era alquilar esa casa para dejar allí a mi familia, que estuvieran seguros, cómodos y contentos y así poder viajar a Estados Unidos y trabajar. La idea no era alquilar la casa para no poder trabajar por estar atendiendo todos los problemas que tiene la casa, meterme en temas de abogados, peritos y juicios y encima irme perdiendo.


LOS VICIOS OCULTOS Y LAS RATAS TREPADORAS

Hablemos más concretamente de los problemas que tenía la casa. Quiero detallarlos por dos motivos, el primero, es para que se entienda la gravedad de los problemas y el “gato por liebre” que me hicieron. La segunda razón es poner de manifiesto el carácter moral de Ángeles Alarcó, la profunda negligencia, irresponsabilidad y falta de empatía con la que llevó todo el tema de la casa. No voy a extenderme detallando cada cosa que pasó porque podría escribir un libro, pero sí voy a describir los más significativos para que se entienda. 

1) Seguridad: cuando me mudé las tres puertas que daban a la calle de la casa estaban rotas. La puerta principal, la de servicio, lo que Gela llamaba “porche de invierno” no cerraban. Así que tuve que dormir con la casa literalmente abierta durante semanas hasta que mandó a repararlo. Si alguien hubiese querido entrar a robarme o lo que sea solo hubiese tenido que abrir la puerta. Por mucho que insistí no mandaba a nadie. Cuando finalmente mandó a alguien parece que fue el cerrajero más barato que encontró porque instaló la cerradura al revés así que al irse no cerraba la puerta porque no encajaban los dientes de la cerradura con los agujeros del marco, me mintió diciendo que era un problema de carpintería de la puerta y continuamos durmiendo con la casa abierta varios días más. Puede parecerte loco que no hubiese arreglado las cerraduras o que hubiese cogido al cerrajero más barato, pero más adelante te contare cómo Gela por ahorrarse 180 euros falsificó la fecha de entrada del contrato de alquiler en el IVIMA y ya no te parecerá loco porque es la misma persona. 

2) Falta de calefacción. Ángeles Alarcó me alquiló la casa con la premisa de que tenía calefacción por suelo radiante en dos de las plantas de la vivienda y que ese calor subía hasta las plantas superiores. Me mudé en noviembre y descubrí que la calefacción de la planta baja estaba rota y no funcionaba. En esa planta estaban la cocina, el cuarto de los juguetes y la sala de estar. Por mucho que insistí no se reparó en meses y mis hijos pasaron un invierno incómodo por el frío dentro de la casa hasta que se me ocurrió comprar calentadores eléctricos para cada habitación en El Corte Inglés. Cuando vinieron a repararlo, el técnico nos dijo que los tubos de agua que estaban debajo del suelo estaban atascados y la bomba de agua que hacía que circulara el agua estaba llena de lodo y que habría dejado de funcionar hacía años. Así que Gela, antes de alquilarme la casa sabía que no iba la calefacción y me lo ocultó. Meses después encontré calentadores eléctricos viejos y muy usados en un trastero de la planta baja que estaba detrás del cuarto de las calderas, imagino que eran los que usaba Gela para mantener la planta baja a una temperatura aceptable.

3) Humedades: Como la calefacción estaba rota y antes de comprar los calentadores eléctricos se me ocurrió que podía calentar la casa utilizando el aire acondicionado en modo caliente, pero entonces descubrí que del aire acondicionado salía un olor horrible a humedad. Se lo dije a Gela y me mandó un técnico que revisó el aire acondicionado y me sugirió que mezclara suavizante con agua y lo pulverizara sobre el filtro del aire acondicionado, que su mujer lo hacía con perfume en su casa y que le iba estupendamente bien. Ahora piensa que esto es una casa de 4 plantas y “600” metros… no sé de qué tamaño sería la casa del técnico, supongo que diferente. Imagina que estás pagando 9000 euros de alquiler todos los meses y la solución que te ofrecen al hecho de que se desprende una peste a moho del aire acondicionado es echarle perfume al filtro del aire. Meses más tarde descubrí cual era el verdadero origen del olor.

Había problemas graves de humedades en la planta baja, el olor a humedad que salía por el aire acondicionado provenía en realidad de los mismos cimientos de la casa. El problema de las humedades estaba tan avanzado que había carcomido todos los muebles empotrados de la planta baja, estaban podridos y llenos de moho negro por detrás, nos dimos cuenta con el tiempo. Ese era el origen de la peste. Se lo dije a Ángeles Alarcó y no hizo absolutamente nada al respecto hasta los últimos 20 días del año del contrato y la “reparación” que decidió hacer fue darle una mano de pintura. En lugar de encontrar el origen del problema, subsanarlo y después pintar, decidió pasar directamente a la mano de pintura. Yo sabía que el problema no era fácil de reparar, los muebles estaban carcomidos desde abajo, las paredes podridas, pero lijar y pintar sin encontrar el origen del problema y subsanarlo no sirve de nada, volverían a salir las humedades.



↑ Después de insistir durante meses para que arreglase los problemas de las humedades, veinte días antes de finalizar el contrato Ángeles Alarcó finalmente mandó a unos albañiles a arreglar el problema y aunque no hice fotos de las peores partes, este es uno de los armarios de madera de una de las habitaciones de la planta baja, completamente carcomido por detrás por la humedad y la pared sobre la que estaba puesto igual. Cuando quitaron el resto de los muebles empotrados que se ven en el fondo de la habitación de la foto de la izquierda las condiciones de esas paredes y esos muebles eran infinitamente peores. Gela habia ocultado ese desastre poniéndole muebles por delante.

Todo el problema de humedades parece que venía de la piscina: Gela había dejado una lona de plástico azul sobre la piscina cuando me mudé y me pidió que no lo quitara hasta que llegase el verano “para que no se ensuciase el agua”. Pero al ver el estado en el que estaba la casa y como la razón por la que había alquilado la casa desde un principio era la piscina, imaginé que posiblemente estuviese en el mismo estado ruinoso que todo lo demás y que si me lo encontraba en verano con lo que tarda en reparar cualquier cosa no podría usarla. Así que retiré la lona de plástico en primavera: el agua estaba negra, podrida, la piscina, por supuesto, rota.


↑ Estado de la bomba de la piscina que estaba quemada y tuvimos que cambiarla. El filtro que estaba rompiéndose por detrás y con la arena podrida de 20 años. Las juntas de las tuberías no estaban bien selladas y goteaban porque nadie le había hecho mantenimiento.

Como sabía que Gela Alarco iba a darle largas al asunto hasta Septiembre decidí mandarlo a reparar yo mismo. El técnico al revisar el filtro de la piscina dijo que no habían cambiado la arena del filtro en años, y que nunca había visto nada igual, y el olor que desprendía la arena del filtro era tan horrible que no me quedó ninguna duda de que era verdad. Reparó la piscina, y cuando llegó el verano y la pusimos a funcionar nos dimos cuenta de que había una fuga en la piscina: perdía agua al filtrarla. Perdía unos 6 cm por día. Sería tal vez esa la razón de que no hubiesen cambiado la arena del filtro en 20 años: que posiblemente no lo usaban por la fuga que tenía y simplemente tratarían el agua con químicos, supongo. El caso es que Gela sabía que la piscina estaba rota y lo ocultó. Tuvo todo el invierno y la primavera para repararla y pudo haberlo hecho con el dinero del alquiler, pero no lo hizo. 

Por eso nos pidió que no quitásemos la lona de plástico azul para que no nos diéramos cuenta del engaño hasta junio. Y entonces llegado el verano haría lo mismo que hacía con absolutamente todo lo que había roto en la casa desde que entramos: simularía que pretendía arreglarlo mandando a técnicos de todo tipo a “hacer presupuestos” que se paseaban por la casa y al final no volvían nunca a arreglar nada. Como Gela raras veces estaba cuando venían los técnicos de los presupuestos, me daban a mí sus opiniones sobre los problemas que tenía la casa y eran siempre del tipo: “a esto no se le ha hecho mantenimiento alguno en 20 años, es normal que esté como está, hay que cambiarlo todo”. Cuando hablaba con Gela para que arreglara cualquier problema de estos Gela le echaba la culpa a la tormenta “Filomena” como si el problema fuese algo nuevo.

El agua que perdía por la tubería de filtrado la piscina tenía que desembocar en alguna parte y como estaba en el primer piso, todo el agua iba a parar a los cimientos de la casa y las paredes de la planta baja, por eso desde que llegamos estaba todo lleno de humedades. Pero esa no era la única fuga de agua que tenía la piscina, los skimmers desembocaban en el foso del ascensor.

La casa tenía 4 plantas y un pequeño ascensor interior para ir de una planta a la otra de la casa o para transportar cosas. Cuando terminó el verano y en vista del problema que tenía la piscina, intenté vaciarla. El agua de la piscina salió por el foso del ascensor, que se inundó. Entonces recordé que ya había estado una vez inundado el foso, cuando recién me había mudado a la casa y cuando vino el inspector de los ascensores que venía una vez al mes me dijo que era peligroso y que él creía que quizás el agua que había en el foso pudiera haber entrado por una ventanita que había en la azotea. A mí en el momento me pareció muy loco que hubiese esa cantidad de agua producto de una simple lluvia y fue cuando caí en cuenta de que el agua del foso del ascensor salía de la piscina y que posiblemente Gela, antes de optar por la lona de plástico, hubiese querido vaciarla antes de que nos mudaramos porque la piscina estaba rota y no quería que nos diesemos cuenta. ¿Te parece loco esto? Al día siguiente escuché por primera vez a las ratas chapoteando en el foso del ascensor.

↓ Vídeo de las ratas del ascensor
↑ Si te cuento lo de las ratas y ya puedes pensar que es una tontería, menos mal que hice este vídeo, dale al play y velo hasta el final.

Le mandé a la dueña el vídeo de arriba y me explicó que una casa es “un organismo vivo” y que “siempre pasan cosas”. No se sorprendió en lo más mínimo. Pero no te preocupes que con las ratas del ascensor solo convivimos 3 días. Los chapoteos ocurrieron un viernes y el lunes vino el desratizador que nos dijo que eran ratas negras trepadoras que estaban por El Viso y puso veneno para las ratas. Muy sorprendido de que alguien viniera a arreglar algo le pregunté al desratizador cómo era posible que estuviera trabajando y me dijo que era del seguro de la casa, que eso no lo pagaba la dueña.

4) Daños cosméticos pero incómodos: cuando finalmente arregló la calefacción de suelo radiante de la casa con el calor y las humedades se empezó a desconchar el suelo de toda la cocina. Cuando nos mudamos pensamos que era microcemento, pero no, era una capa muy gorda de pintura para exteriores de color gris (o algo parecido) que se empezó a levantar como burbujas que posteriormente reventaban y se abrían desconchones en el suelo que iban creciendo en tamaño progresivamente hasta alcanzar uno de ellos el metro de diámetro, los bordes de los desconchones eran como cuchillas. Como era un peligro andar por la cocina y como tampoco mandó a nadie a repararlo en seis meses, tuvimos que taparlos con alfombras. 

↑ Así empezaron a romperse las burbujas del suelo de la cocina. Llegaron a alcanzar un diámetro de un metro. Aunque no se aprecia en las fotos de arriba, corresponden al suelo de esta cocina ↓


Cuando le mandamos a Gela las fotos de arriba en el mes de Abril de 2021, fingió sorpresa, como si nunca antes hubiese pasado eso en la casa, a pesar de que sabíamos que había ocurrido antes porque había zonas de la cocina con parches grandes, de burbujas anteriores que habían reventado y por el aspecto de los parches las habían lijado y vuelto a pintar por encima sin conseguir del todo que el color coincidiese con el que estaba antes.

Continuemos ahora con el asunto de la persiana.  Había una puerta muy grande que mediría dos metros de alto y dos y medio de ancho, que separaba el cuarto de los juguetes de lo que Gela denomina el “porche de invierno” y que, como esa habitación, ni la antesala a esa habitación tienen otras ventanas es la única entrada de luz natural de esa zona de la casa.  La puerta tenía una persiana que tenía el motor roto así que se abría pero no se mantenía abierta, se iba deslizando hasta cerrarse por completo y dejaba el cuarto de juegos y la mitad de la planta baja a oscuras. Estaba roto desde el primer día que entramos a la casa y Gela nos prometió repararlo, pero no lo hizo en más de seis meses, medio contrato… pensé que por el tamaño de la persiana necesitaría un motor especial y que sería muy caro repararlo, pero cuando vino el técnico nos dijo que costaría 140 euros, el técnico se lo dijo Ángeles por whatsapp y nos enseñó la respuesta de Ángeles: “¡Qué barbaridad!”. Esa fue su respuesta, cobrando 9 mil euros de alquiler le parecía una barbaridad reparar una persiana que nunca debió estar rota y que nos dejaba a oscuras por 140 euros. Encima el técnico nos dijo que con diferentes excusas no le pagaba lo que le debía. Como yo sabía que Ángeles no pagaba a nadie y era un hombre mayor me dio lástima y le ofrecí pagarle, pero no quiso cogerme el dinero. Creo que al final pudo cobrar pero le costó mucho trabajo y tiempo hacerlo.

El cableado de las luces de la piscina hacía cortocircuito cada vez que llovía y saltaban los fusibles de toda la casa, a veces también saltaban sin que lloviese así que lo desconecté y lo dejé así porque aunque se quedaba el patio de la casa completamente a oscuras, al menos teníamos electricidad en la casa sin sobresaltos. Había también una instalación eléctrica destruida con cables pelados enmarañados y quemados en el jardín de la entrada tapados por maleza. El toldo del “porche de invierno” estaba podrido desde que nos mudamos. Tampoco lo cambió. Voy a parar de contarte cosas, pero créeme, cualquier parte que se te ocurra de la casa, cualquiera, estaba rota.

En este punto estarás preguntándote por qué no me iba de la casa, ya que todo estaba roto y la dueña no reparaba nada. Estaba esperando era a que abrieran las fronteras. Tenía la esperanza, la convicción, de que abrirían las fronteras en cualquier momento y podría irme a Japón. Lo que quería evitar a toda costa era tener que buscar otra casa, hacer otra mudanza, perder las garantías y dar otra vez los 5 meses de entrada para que encima abriesen las fronteras dos semanas después. Estaba dejando el tiempo pasar hasta que pudiera irme y mientras tanto guardaba la esperanza de que los problemas se reparasen. Solo con el pasar del tiempo fui descubriendo lo mal que estaba la casa y que la dueña no repararía nada y se limitaría a hacer como que lo iba a hacer “mañana mismo”.

Ninguno de los problemas se nos mencionó en ningún momento, ni antes de firmar el contrato ni después. Firmamos el contrato pensando que la casa estaba en condiciones óptimas de habitabilidad, si hubiésemos sabido que la casa estaba en ese estado de deterioro jamás la hubiésemos alquilado. Pagar 9000 euros al mes de alquiler y, por mencionar uno solo de los problemas: no tener calefacción en invierno y que la dueña no mande a nadie a arreglarlo en meses es increible.

Uno podría pensar que es por falta de dinero, que Ángeles Alarcó no tenía el dinero para hacer las reparaciones que tenía que hacer, pero después de vivir un año en la casa Gela había percibido casi 108 mil euros, eso sin contar los 3 meses de garantía. Podría usar parte de ese dinero para hacer las reparaciones que tenía que hacer. Otra razón por la que quizás no hubiese reparado las cosas es por desconocimiento, podría uno pensar que no sabía cómo reparar una piscina o a quién llamar para hacerlo. Pero Ángeles Alarcó estuvo muchos años a cargo de los Paradores Nacionales…. ¿no sabe a quién llamar o como asesorarse para reparar una piscina?

LA FALSIFICACIÓN FRENTE AL IVIMA

Ahora te voy a explicar en qué consistió la estafa de la que fui víctima. Primero te explicaré el gran mito que es El Viso, después te contaré cómo a mi entender todo lo que me hicieron estaba pensado de antemano y se hizo con intencionalidad, te daré las pruebas de las ilegalidades que cometió Gela Alarcó con las garantías frente al IVIMA y cuando termines de leer este apartado lo verás muy claro: conocerás y entenderás en qué consiste el Timo de las Garantías.

No recomiendo a nadie vivir en El Viso. Ni comprar una casa ni alquilarla. Están algunas descuidadas y otras cayéndose a pedazos porque muchas pertenecen a familias que en algún punto del pasado tuvieron el dinero para comprar la casa pero ya no tienen el dinero para mantenerla. Las casas que están bien cuidadas son muy pocas, son rarezas.

Es una zona llena de gente que vive de aparentar que siguen teniendo dinero mientras que a puertas cerradas no es así. Viven de su reputación, porque el dinero ya no lo tienen. Los he visto alquilar las habitaciones de sus casas que antes usaban para el servicio por 300 euros. Si por infortunio terminas viviendo en esa zona y te asomas por la ventana lo que verás a tu alrededor es jardines descuidados, piscinas rotas, obras en estado de abandono y fachadas interiores que están a punto de caerse, literalmente.


↑ Esto podría parecer un barrio obrero de los suburbios de cualquier ciudad, pero es El Viso. Las fachadas interiores de las casas de El Viso que se veian desde la ventana de la segunda planta. Nótese las rejas en las ventanas, las fachadas interiores llenas de grietas cayéndose a trozos, parabólicas oxidadas, un toldo arrancado, humedades, paneles solares rotos, cables quemados y enmarañados colgando, etc. 
s
Uno de mis vecinos era un anciano tetraplégico que vivía encerrado en una de las habitaciones de la planta de arriba, pasaba la mayor parte del día en una cama especial y un enfermero iba a hacerle ejercicios de fisioterapia, el resto de la casa, abandonada, tenía un jardin y una piscina en ruinas con gatos pululando entre la maleza.

El vecino del chalet de al lado era un anciano que vivía con su anciana mujer y tres o cuatro latinoaméricanos de servicio que por las noches cuando los viejos se dormían hablaban por teléfono a gritos con su país, encendían el televisor a todo volúmen y algún fin de semana hicieron alguna fiesta a la que invitaron a sus otros amigos a bailar bachatas y tomar cerveza. No eran malas personas, al contrario, pero no es el tipo de personas que te imaginas viviendo en El Viso.

Los hijos de los ancianos están en su mayoría a la espera de que fallezcan para poder vender la casa a trozos y dividirse las ganancias. Otros un poco más listos dividen el chalet en pisos para alquilar, y hacen de eso un negocio, pero a Gela se le ocurrió que con menos escrúpulos se puede utilizar una casa de este tipo como cebo para atraer a posibles inquilinos con dinero, pedirles las garantías y no devolverlas. A eso lo denominamos “El Timo de las Garantías”

Las garantías en España están pensadas para alquileres de 1000 euros al mes. Por muy loco que se vuelva el dueño lo máximo que te va a pedir son 4000 o 5000 euros. Ese dinero cubriría los daños que pudieras causar como inquilino. Pero cuando el alquiler es mucho más alto, digamos de 9000 euros, los 4 meses de garantía que te puede pedir el dueño se transforman en 45 mil euros. Así que el dueño recibe de un plumazo sin tener que invertir nada una suma de dinero alta que no tiene que devolver hasta un año más tarde practicamente sin intereses. Es mucho mejor que pedir un préstamo porque no tiene riesgo alguno, nadie va a embargarle nada por impago, etc, y si el inquilino lo demanda por no devolverle las garantías los juicios se pueden prolongar años.

Lo que hizo Gela fue capitalizar la falsa reputación que tiene El Viso y lo aparente que era la casa desde el exterior e hizo algunos arreglos cosméticos para ocultar los daños que tenía la casa. Así en una primera visita me pareció que estaba todo perfecto y estuve dispuesto a alquilarla. La intención no era alquilarme la casa como negocio porque detrás de la mano de pintura que le dio, la casa se caía a pedazos y Gela sabía que ningún inquilino le iba a durar más allá del tiempo que le llevara darse cuenta del estado en el que estaba y de que no iba a arreglar nada. El verdadero negocio está en las garantías.

Si el inquilino, desesperado, se va antes del término del contrato Gela tiene una excusa legal para quedarse con las garantías. Y si el inquilino aguanta el estado en el que esta la casa y se queda hasta finalizar el contrato obtiene además las mensualidades y al final se pueden buscar excusas para retrasar el pago de las garantías o directamente no devolverle nada, sin excusa alguna, como me está haciendo a mí.

Todo pareciera indicar que se quedó con las garantías, no porque se gastó el dinero por un error de juicio o un accidente como le puede pasar a un arrendador cualquiera. Se quedó con las garantías como un acto premeditado, desde el primer día sabía que su intención principal era recibir los 4 meses de entrada y no devolverlos. Es la razón por la que:

1) No me pregunto de qué trabajaba. Si lo que quieres es las garantías te da igual si puede pagar o no el alquiler mensual el inquilino, sólo quieres que te de los meses de entrada.

2) Me mandó un contrato engañoso con una obligatoriedad de permanencia de dos años y preaviso de seis meses. Si firmaba ese contrato sin leerlo hubiese podido quedarse con las garantías de manera legal si me iba de la casa

3) No depositó la fianza en el IVIMA como indica la ley. No pensaba devolverla.

4) No arreglaba nada. El negocio está en sacarle el mayor rendimiento a la casa con la menor inversión posible y si el arrendatario harto de que todo esté roto se va antes de terminar el contrato, mejor porque no tiene que devolver las garantías

Quizás lo que terminó de convencerme de que Ángeles Alarcó pretendía quedarse con mis garantías desde el primer día fue el hecho de que falsificó los documentos frente al IVIMA. Veréis, en Madrid por ley los propietarios deben pedirle al arrendador un mes de fianza y están en la libertad de pedir más meses de garantía en “depósito”. Los meses de depósito se supone que los deben poner en una cuenta separada y no tocarlos, pero el mes de fianza lo tienen que depositar directamente en el IVIMA.

Ángeles Alarcó nos pidió 3 meses de garantía: el mes de fianza y dos meses de depósito. Como vivo en EEUU mi asesor fiscal me dijo en marzo de 2021, cuando empezó el “tax season” (la temporada en la que todo el mundo hace la declaración de la renta) que si tenía algún documento que corroborase mis gastos en España tal vez pudiera usarlo para desgrabar algunas cosas (entre ellas los meses de garantía) de los impuestos que pago allí. Así que le pedí a Gela que me diese una copia del documento de haber ingresado la fianza en el IVIMA y le dije que si le daba pereza ir a recogerlo o si por cualquier razón no podía hacerlo yo mismo podía acercarme a buscarlo. Me dijo que no lo hiciera, que ella iría, y dos días más tarde me envió el documento del IVIMA con fecha de haber ingresado el dinero en marzo, es decir, el día que se lo pedí cuando el contrato se firmó en octubre con fecha de alquiler del 1 de Noviembre. Con lo cual había mentido en el IVIMA acerca de la fecha de inicio del alquiler para ahorrarse el dinero de la multa que hubiese tenido que pagar por hacer ese ingreso cuatro meses tarde. La multa hubiese sido de 180 euros. Recibiendo 9 mil euros mensuales de alquiler Gela Alarcó prefirió falsificar documentos antes que pagar 180 euros para que estuviera todo en orden. Como la fecha que tenía el documento del IVIMA era de marzo mi asesor fiscal en EEUU ni siquiera intentó desgrabármelos de los impuestos porque entraban dentro del período del año siguiente.

↑ El comprobante de haber realizado el ingreso de la fianza en el IVIMA en el que declara una mentira: que el contrato se firmó con fecha 29 de marzo de 2021 cuando el contrato se había firmado cinco meses antes.
↓ La primera página del contrato de alquiler donde aparece la verdadera fecha de la firma del contrato: el 7 de Octubre de 2020


Ángeles Alarcó Canosa no es una ciudadana cualquiera, es una política que ha estado cobrando del erario público. Fue asesora de Esperanza Aguirre en el ayuntamiento de Madrid, directora general de Turismo de la Comunidad de Madrid y posteriormente fue Presidente de los Paradores Nacionales. Es la ex-mujer de Rodrigo Rato que ha sido imputado e investigado por 12 delitos incluido fraude fiscal y blanqueo de capitales porque fue el principal responsable de Bankia y Caja Madrid cuando el caso de las “tarjetas black”.

Hace apenas 5 días salió una noticia en TheObjective que afirmaba que Rodrigo Rato ha estado cediendo el control de su patrimonio a su hijo varón y a Ángeles Alarcó Canosa, su ex-mujer desde marzo de 2021, seguíamos viviendo en la casa de la Calle Jarama 10, pagándole a la sociedad Rodanmán Gestion 3 una suma de 9000 euros al mes y nos tenían viviendo francamente mal, entre humedades, cortocircuitos y ratas. No sería por falta de dinero ya que las cuatro sociedades de las que ha cedido el control a su hijo y a su ex-mujer según The Objective comprenden activos por casi 27 millones de euros.

LINK: https://theobjective.com/economia/2021-11-26/rodrigo-rato-patrimonio-hijo-exmujer-angeles-alarco-carcel/

COMO RECUPERÉ PARTE (parte) DE LAS GARANTÍAS

Después de 8 meses de frustraciones con los problemas de la casa y una dueña indolente que no reparaba absolutamente nada, de descubrir su fraude del IVIMA y entender el Timo de las Garantías, supe que tenía que encontrar una manera de recuperar al menos una parte de los 27 mil euros que conservaba Gela en garantía porque de otro modo no me los iba a devolver cuando me fuera.

Se me ocurrió mandarle un email en el que le pasaba por escrito por segunda vez la lista de los problemas que tenía la casa y le daba un plazo de un poco más de dos meses para repararlo todo; si no lo reparaba no renovaría el contrato para el año siguiente. Es decir, que si reparaba lo de la lista sí me quedaría un año más. ¿Dónde estaba el truco? En que para que yo renovase el contrato otro año ella me tenía que devolver los dos meses de depósito. Al fin y al cabo, le dije, los meses de depósito se dan por si acaso el inquilino estropea algo en la casa, pero en una casa en ruinas como la suya, poco hay que se pueda estropear que no esté ya estropeado de antemano. Así que para renovar el contrato otro año ella tenía que devolverme los dos meses de depósito (que no estaban en el IVIMA) y reparar todo lo que estaba roto en la lista que le envié.

No era del todo un truco, es decir, si Gela hubiese hecho las reparaciones y me hubiese devuelto mis garantías, yo me hubiese quedado un año más. Pero yo sabía que no iba a reparar nada porque no había reparado nada en 8 meses y eso es una forma de ser. Y porque los daños que tiene la casa son imposibles de reparar en 2 meses porque son daños estructurales como lo de las humedades y ella no sabía que yo entendía la magnitud del problema. También creía que era más que probable que no tuviera el dinero de las garantías y que posiblemente lo hubiese gastado, por eso hice el trato con tanto tiempo, para encontrar la forma de recuperar como sea lo que me debía.

↑ Capturas del email que le envié el día 15 de julio de 2021 donde detallaba cuál sería el trato de cara a renovar el alquiler del chalet un segundo año.

En la respuesta que me envió, con su usual verborrea de halagos, excusas, mentiras, y promesas que nunca cumple, me prometía que pondría “la casa a punto” para que estuviera “a nuestro gusto” antes del 1 de Octubre para que pudiéramos renovar el contrato, pero incluía un apartado en el que comentaba que las garantías no me las podía devolver porque estaba pasando por un momento difícil económicamente hablando y que básicamente no las tenía, se las había gastado. (¡SE LAS HABIA GASTADO!)

Así que le respondí diciéndole que en vista de que el dinero de las garantías que por ley no debía tocar, se lo había gastado, que no le pagaría el alquiler de la casa los siguientes dos meses y así recuperaría las garantías que ella no podía devolverme. Su respuesta fue que por favor tenía que darle al menos algo de alquiler, que le pagase 3000 en lugar de 9000 y lo hacíamos en 3 meses. 

Así lo hicimos, el mes de Agosto, Septiembre y Octubre pagué únicamente 3000 euros de alquiler en lugar de los 9000 que había pagado hasta ese momento y así recuperé 18000 de los 27000 que Gela tenía en garantías. Además Gela se había comprometido a arreglarlo todo entre el día 15 de Julio y el 1 de Octubre para que pudieramos continuar viviendo en la casa.

¿Qué creéis que pasó? Que a pesar de que la lista de problemas era bastante larga y tenía dos meses y medio para repararlo todo, no vino absolutamente nadie a reparar absolutamente nada hasta el dia 20 de Septiembre. Tuvieron que pasar 2 semanas de Julio, todo el mes de Agosto y 3 semanas de Septiembre para que apareciese alguien por la casa con la intención aparente de arreglar algo.

El equipo que vino era un señor latinoamericano, su hija y lo que asumo que era el novio de la hija. Trabajaban 12 horas al día, de 8 am a 8 pm, sábados y domingos. Vinieron a la casa y quitaron los muebles podridos de humedad, lijaron y pintaron las paredes con humedades y el foso del ascensor pero sin subsanar el problema real, levantaron el suelo del área de la piscina y comenzaron a poner un suelo en la cocina encima del suelo roto, era una especie de material plástico, unas baldosas plásticas, unos cuadrados que se encajaban los unos con los otros de un color gris degradado que parecía una textura barata de los Sims o el suelo de un airbnb de 700 euros al mes. De todas maneras no terminaron ninguno de los trabajos que empezaron y lo dejaron todo a medias porque el día 2 de Octubre desaparecieron y no volvimos a verlos más. Imagino que habían intentado cobrar la primera parte del trabajo y no pudieron, Gela no les pagó.

Parecía que Gela estaba usando estrategias de ayuntamiento de dejarlo todo estropeado hasta las dos semanas previas a las elecciones cuando de repente empiezan a arreglar todas las aceras y las calles para que la gente crea que han estado trabajando y les voten. Gela había dejado todos los arreglos para los últimos diez días del contrato y estaba reparándolo todo de la peor y más barata forma, así que como había recuperado los dos meses de depósito decidí cumplir con el trato al que habíamos llegado e irme porque pasada la fecha acordada nada estaba reparado ni parecía que iba a repararse. 

Acababan de abrir las fronteras de estados unidos así que nos fuimos y le pedí a mi asistente que organizara la mudanza y que tratase con Gela porque yo me vine de regreso a Miami. Contratamos una empresa de limpieza profunda para que dejase la casa impecable. Mi asistente tuvo que dejar algunos muebles que no entraron en el primer camión de la mudanza. Se quedaron dos colchones de casi 3000 euros cada uno, una tele de 70 pulgadas, un sofá blanco de 7 plazas de 5000 euros y otros muebles. Cuando me fui la casa tenía todo el suelo del área de la piscina completamente levantado, la cocina con el suelo de plastiquete a medias, las humedades cubiertas con una mano de pintura y sin subsanar, el resto de los problemas de la lista sin atender.

Desde el momento en el que le dije que no estoy ya en la casa, ya no volvió a responderme ningún email, mensaje de whatsapp, o atenderme las llamadas, y me está dando el tratamiento que le ha dado a todos los técnicos y constructores que pasaron por la casa: ignorarme y no pagarme. Se ha cumplido ya el plazo para que me devolviese el mes de fianza que estaba en el IVIMA y no me lo ha devuelto.


NO ALQUILES LA CASA DE LA CALLE JARAMA 10 EN EL VISO

Estoy escribiendo este artículo hoy en lugar de olvidarme de todo y dar por perdido lo que me debe porque me ha llegado un email de Idealista en el que me invitan a ver una casa nueva que coincide con mis criterios de búsqueda y que han publicado en la página y cuando pulsé para verla resultó ser la casa rota de la Calle Jarama 10 de El Viso, de la que me había ido asqueado al finalizar mi año de contrato hace un mes.

En lugar de hacer las reparaciones que tenía que hacer para arreglar todo lo que faltaba por arreglar y darle solución a los vicios ocultos, Ángeles Alarcó Canosa, ha decidido pasar directamente a anunciarla de nuevo para alquilar en Idealista, a buscar a otro inquilino al que engañar para que le financie el modo de vida alquilando el gato-por-liebre lleno de vicios ocultos y que tampoco reparará porque el negocio de la casa ruinosa da dividendos de 45 mil euros de un plumazo + mensualidades de 9000 euros cada vez que aparece un nuevo inquilino a alquilarla.

Así que si ves esta casa para alquilar, te gusta y la dueña te dice que espera que seas muy feliz con tu familia en esa casa, no le creas. Esta que te he contado fue mi experiencia con la dueña viviendo un año en la casa de la Calle de Jarama 10 de El Viso. MADRID. 28002.